El departamento de administración de fincas está liderado por un administrador colegiado y entiende la administración como un servicio integral destinado a velar por la conservación y buen funcionamiento del edificio y favorecer la convivencia entre propietarios de la finca.

Nuestra labor consiste en facilitar y preparar toda la documentación contable y elaboración de actas, así como gestión de cobro a morosos y proponer las obras a realizar, junto a un control exhaustivo sobre la calidad de los servicios que tiene contratados la comunidad.

Especial importancia adquiere en estos tiempos la búsqueda de medidas que posibiliten el ahorro en los costes ordinarios de la comunidad o buscar más eficiencia y rentabilidad a los gastos que habitualmente se producen.

La labor de un administrador de fincas colegiado también es la de mediar en los conflictos entre propietarios y en los posibles conflictos con terceros, ya sean estos particulares o administraciones públicas.